Azoteas del barrio del Cabanyal

Un paseo íntimo por el Cabanyal

Escrito por: Gabi Ochoa.

Uno lleva muchos años paseando por el Cabanyal. Iré para unos diez, más o menos, desde que me instalé en el barrio de al lado, Beteró. Mi dramaturgia, Creadores, ha nacido en esa zona fronteriza.

Uno, de hecho, disfruta de ese olor a clotxines recién cogidas, esos niños correteando y esa brisa que te viene del mar si bajas por Pintor Ferrandis o esas calles que van directas al mar.

Uno lleva cinco años recorriendo casas del Cabanyal, visitando ficciones que allí conviven en los sucesivos Cabanyal Íntim.

Y uno no puede estar más orgulloso que otro año más, y pese a las inclemencias, resista.

Calle del Barrio del Cabañal en ValenciaEl Cabanyal Intim resiste

Algún día harán un estudio sociológico sobre este barrio y sobre como este festival, al igual que Cabanyal Portes Obertes y otras iniciativas, han insuflado alegría, viva, al destrozo salvaje que ha operado el ayuntamiento.

Ir al Cabanyal Íntim no es solo un acto cultural, se convierte en un acto político, en una defensa de la proximidad, de la casa, del vecino, la vida en común frente a la especulación del suelo y los grandes proyectos. Valencia necesita cercanía, ilusión y vida como esta que nos ofrecen en el Cabanyal Íntim.

Y uno le molesta, y muy mucho, a la degradación a la que han sometido este barrio marítimo.

Este año, bajo el lema Transform-Acció el festival ha querido dar un paso y hablar del cambio, de ese que es tan importante en nuestra ciudad. Y con ello nos ha traído un sinfín de propuestas teatrales, más un buen puñado de actividades paralelas dignas a reseñar.

single-image
single-image
Obras para todos los gustos

Quien esto suscribe ya ha visto un buen puñado de piezas y solo puede decir: ¡gracias! La elección ha sido increíble. Estas piezas que crecen (y de qué manera!) en estos espacios singulares, son el alma de esta identidad cabanyalera.

Y hay para todos los gustos: además de para los peques (mi hijo disfrutó y de qué manera viendo “Aigua”), las hay de diversas longitudes, largas, cortas,… apropiado para el tiempo que tengas.

De lo que vi destacaría la apuesta costumbrista y real de “Trilogia sense primavera” y el experimento rabiosamente actual de “Síndrhomo”, pero a buen seguro que vosotros encontraréis un buen puñado de diamantes en bruto.

Tenéis aún este fin de semana. Ir al Cabanyal es un acto de rebeldía. Creador, levanta la vista de tu teclado, coge el programa del festival y sal directo para el barrio marítimo con más solera de Valencia. Me lo agradecerás. De nada  😉

single-image
single-image
single-image
single-image
single-image
single-image

0

*