Valenburgo. Creador.es en València Vibrant

València Vibrant celebró su segunda edición el 19 de junio en el Espai Rambleta; contó con la intervención de más de una veintena de participantes que bregaron en mesas redondas, debates… y el Ignite.

¿Qué es el Ignite?

El Ignite es una novedosa forma de presentación que consta de una duración máxima de cinco minutos en los que el interviniente presenta veinte diapositivas que avanzan de forma automática cada quince segundos. En el acto participaron como oradores Ley Gj., Inma Pérez, Carlos González-Treviño, Violeta Garín y Gabi Ochoa.

CREADOR.ES y València Vibrant

CREADOR.ES estuvo presente en esta edición de València Vibrant en la figura de Gabi Ochoa (Director artístico de CREADOR.ES Residencias Teatrales) que presentó un concepto nuevo: “Valenburgo”; que parte de la siguiente cuestión: ¿vendemos bien nuestra ciudad (Valencia) fuera de nuestras fronteras? y nos lleva a una conclusión: “Valenburgo”.

A continuación os presentamos el vídeo con todas las intervenciones del Ignite, el vídeo con la edición de imágenes y la presentación de Gabi Ochoa y el texto completo de la presentación “Valenburgo”.

VALENBURGO

La hora de los creadores

Por Gabi Ochoa

Introducción

En abril del 2014 me encontraba en Chicago para presentar mi película “El amor no es lo que era” en el Chicago Latino Film Fest. Había llegado con jet lag y me llevaron a la sala donde se proyectaba.

Al acabar la proyección, y tras el coloquio se me acercó una señora: – me ha gustado mucho la película y sobre todo tu ciudad: Venecia. Y se fue. No me dio tiempo a pararla para decirle que no, que aquello no era Venecia, era Valencia. Ya se daría cuenta cuando vaya a Ve-ne-cia.

Pero me llevó a la siguiente reflexión: ¿vendemos bien nuestra ciudad fuera de nuestras fronteras? ¿Somos solo sol y playa (y juerga) o hay algo más?

Cuerpo

Siempre que pienso en Glasgow, ciudad a la que ido varias veces, tengo un relato claro: garajes, mal tiempo, guitarras y ruido. De allí salieron Belle & Sebastian, Camera Obscura, Teenage Fan Club, Franz Ferdinand o The Zephyrs.

Cuando paseo mis ojos por Edimburgo, a pocos kilómetros de Glasgow, me viene a la mente teatro: el Fringe, el Festival Internacional, y todos sus sucedáneos (el festival de cine, etc.) reunidos en el término “Festival de Edimburgo”.

Glasgow, Edimburgo, como Rotterdam en Holanda o Montpellier en Francia son ciudades que no llegan a los 600 mil habitantes (menos que Valencia) y son culturalmente más potentes.

No son grandes ciudades culturales como Londres, Nueva York o Berlín. No. Pero han conservado su patrimonio y le han dado valor a su cultura.

Y aunque hablamos mayoritariamente del mundo anglosajón, hay que recordar que potencialmente tenemos más 500 millones de personas que hablan castellano.

Somos imagen. Todas las ciudades tienen una “imagen”. Y eso genera un turismo. De mayor o menos calidad. No voy a entrar ahí.

Pero no podemos desperdiciar el talento creativo que tiene esta ciudad. Por eso dejarme que introduzca un término en vuestras mentes: Valenburgo. La mezcla perfecta entre Valencia y Edimburgo.

Por primera vez podemos ser “otra” imagen, dar “otra” imagen. Hacer de la cultura un valor añadido.

Lo hacen festivales como La Cabina de mediometrajes o Cabanyal Íntim y Russafa escénica en el teatro. Lo hacen eventos Valencia Negra en novela negra y Vociferio en poesía.

Y es que las ciudades se escriben, no se dictan. Se pintan.

Odio ser la zona cero de la crisis, la parte de atrás de la corrupción, la tragedia de España, como un día me dijo una amiga alemana. La ciudad dictada.

Por eso creo que hay que crear una “liga fantástica de los eventos valencianos”, como los X-Men de la cultura, donde se den cabida festivales de todo pelaje cultural. Y venderlo y promocionarlo.

Un Valencia festival: una liga fantástica de los eventos valencianos.

El ejemplo del “Festival de Edimburgo” que es un paraguas de toda la cultura de Edimburgo, o “Creative Capital” en Nueva York, eventos que hacen ciudad, que “escriben” ciudad.

Lugares que coordinan la ciudad culturalmente.

Conclusión

Podemos cambiar el relato de esta ciudad, y que sea más participativa, creativa, lúdica y reflexiva.

Sueño con una ciudad teatralizada. Una ciudad llena de cultura.

Reflexiva, crítica, incipiente. Una ciudad como Edimburgo que con unos 500 mil habitantes respira teatro.

¿Es Valencia un potencial cultural? Playa, cerveza, y cultura: el pack de moda de este curso político-cultural.

Hola Valenburgo / Adiós ValenRita.

Es hora de que la ciudad se vuelva creativa.

Es la hora de los creadores.

single-image
single-image
single-image

3

3 thoughts on “Valenburgo. Creador.es en València Vibrant

*

  1. paco 2 años ago

    No es por nada, Gabi Ochoa, pero de tanto viajar por ahí fuera, parece que no te das cuenta de que en Valencia la cultura, excepto para una minoría muy minoritaria (que además, en una parte esta formada por “modernos”), importa una mierda, y no escribo mierda con mayúsculas para no resultar grosero.
    Y lo de comparara Valencia con Edimburgo es de risa, no se si lo haces por ignorancia o por inconsciencia. Cualquiera que haya vivido en Escocia se dará cuenta que es otro mundo muy alejado del cutrerismo, clientelismo y falta de sensibilidad de la que se hace gala en esta tierra, y sobre todo en Valencia city. Solo te pido una cosa, para que puedas comparar a Valencia con Edimburgo, ves y pregunta a cualquier estudiante de una Universidad escocesa, que, por lo demás, son mucho mejores que las Valencianas en muchas disciplinas, ves y pregúntale cuanto le cuesta las tasas de su matricula universitaria al año y cuanto dinero de da el gobierno escoces para estudiar cada año, y luego lo comparas con lo que recibe el estudiante medio valenciano.
    ¿sabias que algunos de los inventores o científicos más relevantes del siglo XX son escoceses? ¿Y en Valencia? ¿Tenemos algo parecido a un Alexander Fleming o Graham Bell o el inventor de la maquina de vapor? ah, no, claro, aquí tenemos a algunos que han tenido que emigrar para que se les reconociese.
    vamos, es que comparar Valencia con Edimburgo es la leche, para partirse, de verdad……
    en fin, que otra vez podías ser un poco más realista y no pedir más de lo que puede dar de sí una ciudad como Valencia, al menos hoy por hoy.

    1. Gabi Ochoa 2 años ago

      Hola Paco (si ese es tu nombre real),
      Vayamos por partes:
      – Veo que has leído el artículo de manera sesgada. NO comparo Valencia con Edimburgo, digo que podríamos ser Edimburgo (en un futuro). Es un condicional para que nos pongamos las pilas, porque NO se ha hecho esa labor estos años. Pongo el ejemplo de Edimburgo como paradigma de ciudad cultural con menos habitantes.
      – Entrar en la educación universitaria (algo que no hago yo en el artículo) es mezclar churras con merinas. Las ayudas en Escocia (Estado-Comunidad o el tipo de gobierno que tenga) no se puede comprar con una ciudad, más cuando las ayudas en España para educación suelen ser nacionales. Sí, hay autonómicas, pero no municipales. No es que no sea acertado lo que dices es que es hablar de otro tema, que podemos debatir, pero no es el que aquí se expone.
      – La cultura no es ni tiene que ser elitista. Otra cosa es que la hayan convertido en elitista. Pero por eso cito eventos que hacen que no sea así como Cabanyal Íntim. Vivo al lado y sé de lo que hablo. Hay que revertir en concepto cultural de ciudad (en futuro, sé exactamente lo que se hizo en el pasado).
      – Y también, sé que la gente emigra (yo mismo he emigrado, mi hermano vive en Holanda), pero insisto que hay que plantar de cara al futuro. Dejemos de llorar un poquito y pongámonos a currar.
      “Paco” como ves, lo importante es hablar de ciudad, de como crear ciudad cultural y como hacerlo de manera profunda. De eso trataba la ponencia. Si tienes iniciativas, adelante, coméntalas. El lamento está bien para poner foco en aquello que se ha hecho mal, pero también hay que revestirlo de un carácter propositivo para tu comunidad, ciudad, pueblo, entorno, etc.
      Que siga el debate, si es fructífero claro 😉

  2. Pingback: LA INDEPENDENCIA, LA DEPENDENCIA Y LA “PENDENCIA” | Gabi Ochoa